miércoles, 23 de abril de 2014

Tiempos peligrosos - El "pastor" Superman

Nueva revelocura apostólica: comer pasto para tener más unción

No Hay Rapto ni arrebatamiento: Renny Mclean

Miguel Rosell/ España 

Los Dominionistas (Reino Ahora) enseñan que Cristo no viene a por Su Iglesia para llevársela al Cielo, es decir, niegan el Arrebatamiento (1 Ts.4:17). Es lógico que nieguen la bienaventurada esperanza, puesto que ellos enseñan que la iglesia reinará en este mundo enseñoreándose de él.

Los Dominionistas son postmilenaristas en su escatología; es decir, enseñan que la iglesia establecerá el reino visible en este mundo, y que ya está haciéndolo. Un engaño más.

El siguiente vídeo tomado en la congregación del falso apóstol Guillermo Mal Donado, es explícito al respecto: https://www.youtube.com/watch?v=8vjLBRFIQnI&app=desktop


sábado, 12 de abril de 2014

Por lo que podemos observar la espada del "espíritu" está de moda entre los falsos maestros


COSTUMBRES E INFLUENCIAS FETICHISTAS

Mario E. Fumero

Tristemente el mercantilismo religioso se aprovecha de la superstición para promover objetos portadores de bendición, con el fin de hacer del evangelio un negocio, olvidando que todo lo que Dios nos ofreció en la cruz del Calvario fue por gracia, y el precio lo pago Jesús (Efesios 2:8).

En la era medieval se proclamaban y vendían objetos con poderes divino, como por ejemplo el prepucio de Jesús, el cáliz de la cena, los clavos de la cruz y parte de la cruz, lo que originó un negocio y una pelea para convertir a determinada iglesia en una especie de “portadora de bendiciones a los que la visitaran peregrinando, para adorar esos objetos, obteniendo así “indulgencias”.

No estamos en la Edad Media, sino en el siglo XXI, y con las nuevas tecnologías y dinámicas de marketing, se han inventado otras formas de mantener el mercantilismo religioso, usando nuevas actitudes fetichistas, como el uso de determinados objetos para darle bendiciones especiales a los que lo obtengan.

Por ejemplo, un predicador ofrece un águila en metal para que tu fe crezca, otros un aceite ungido de Israel, algunos una semilla de mostaza en una tarjeta, para prosperar y ser portador de bendiciones, algunos usan una supuesta unción con ceniza santa, y últimamente alguno afirma tener la réplica de la espada de Salomón para impartir bendición, sabiduría y unción. Algunos ofrecen el anillo del apostolado, y claro, todo esto tiene un precio, y encierra una doctrina herética.

Cuando señalo acciones que no son bíblicas, algunos juzgan mí actitud como causa división. Quiero aclarar que aunque creo en la unidad, no puedo obviar que toda unidad tiene principios, y los que estemos en ella, debemos tener una sana doctrina, (Romanos 16:17, 2 Juan 9-10) y no permitir que visiones o enseñanzas ajenas al fundamento doctrinal lleven a la iglesia hacia la apostasía. 

No creo en una unidad ecuménica que no se sostenga en principios sólidos y teológicos. Señalar lo incorrecto es lo correcto. Recordemos que el apóstol Pablo confronto fuertemente a Pedro cuando este hipócritamente apoyaba la circuncisión de los gentiles entre los judíos (Gálatas 2:11-16).

Uno de los señalamientos que he formulado radica en la afirmación de algunos dicen tener la réplica de la espada de Salomón, y yo pregunto: ¿Donde existe una espada original de Salomón para poder haber hecho una réplica? ¿Puede un objeto impartir sabiduría o unción? ¿Donde en el Nuevo Testamento se uso una espada para dar sabiduría o unción? Veamos las escrituras al respecto.

Las escrituras enseñan en el Nuevo Testamento que la bendición, unción, impartición de dones o reconocimiento se ejecutaba mediante la imposición de manos (y no con una espada, acción sacada de la Edad Media y de los masones) Ver 1 Timoteo 4:14, 5:22, Hechos 13:3, 28:8). En el N.T. también se menciona el uso del aceite como fórmula de unción para oración, ministración y reconocimiento del don de Dios, veamos Santiago 5:14 “¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor”.

Es interesante ver que en el N.T. la espada se menciona más como juicio y castigo, y no se menciona como unción, bendición y sabiduría (Ver Mateo 10:34 , 26:51’52, Lucas 21:24 Romanos 13:4). 

En otro aspecto, la simbología de la espada se usa en el N.T. para referirse a la Palabra de Dios, cuando es proclamada, según Efesios 6:17 que dice “Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; “ Hebreos 4:12 “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”. Si este es el fundamento bíblico ¿De dónde se obtiene el sentido de usar la espada para dar unción y sabiduría?

De igual forma en el Antiguo Testamento la unción de Dios y la impartición de autoridad se ejecutaba por medio del aceite, símbolo del Espíritu Santo. Cuando Samuel escogió a David como Rey para Israel por orden de Dios, no uso una espada para ungirle, sino que derramo aceite sobre su cabeza (1 Samuel 16:13).

La palabra “unción” en el A.T. está estrechamente ligada al aceite como forma de ministración para consagración como dice Deuteronomio 28:40 “Tendrás olivos en todo tu territorio, mas no te ungirás con el aceite, porque tu aceituna se caerá”. Y la ordenanza de Dios es en torno al aceite de la unción Veamos Éxodo 30:31 “Y hablarás a los hijos de Israel, diciendo: Este será mi aceite de la santa unción por vuestras generaciones” Ver Levítico 8:12.

No encuentro en todo el A.T,. una referencia a el uso de la espada para impartir bendición, unción y sabiduría, sino al contrario, siempre que se menciona la espada tiene que ver con guerra, juicio, castigo y lucha. Quizás la idea de usar la espada para unción o impartición de sabiduría provenga de las costumbres reales de los reinos Europeo, pues la Reina de Inglaterra, cuando desea ascender a una persona a la realeza, con una espada le toca la cabeza y cada lado del hombro para hacerlo “Lord” equivalente a Señor noble.

Es mi deber señalar lo que considero incorrecto, quizás me equivoque, pero la Biblia es clara en estos temas. Cuando se imponga conductas o practicas eclesiásticas contrarias a la doctrina, y sin un sólido respaldo bíblico, es nuestro deber denunciarlo y llamar al orden, porque si dejamos que cosas pequeñas dominen la iglesia, se cumplirá la Palabra que dice que “un poco de levadura leuda toda la masa” Gálatas 5:9 1 Corintio 5:6, y como dijo Jesús en Mateo 16:6 “Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos”.